R. Kotler

Diario de un Historiador

 
El recuerdo siempre de Abraham Kotler


Vie

20

de

Marzo

El humanismo ha quedado huérfano PDF Imprimir E-mail
Escrito por Rubén Kotler   

NOS HA DEJADO GUILLERMINA GARMENDIA… Pero seguirá con nosotros

La tristeza de perder a un ser humano extraordinario, de perder a una humanista con todas las letras, a una pensadora única, a una amiga entrañable, a una hermana muy querida. Todo eso y mucho más fue “Cuta”, como le decían a Guillermina. Su obra será entonces fiel testigo de su pensamiento, pero también sus ideas seguirán influyendo en quienes la hemos conocido y hemos tenido la suerte de aprender de ella. Fue para mi como aquella “profesora” que nunca he tenido, pero de quien he aprendido mucho más de lo que una clase magistral pueda ofrecer.

Lo humano, lo personal

He tenido la suerte de conocerla. Mi padre la consideraba una hermana. Siempre preocupada por mi carrera me ayudó ofreciéndome valiosos consejos y las fuerzas de no abandonar la “historia”. Los pocos encuentros de los que he podido gozar tanto con ella como con Adelqui Camusso, su esposo, fueron para mí, aprender de la experiencia escuchando no solos las historias sino también sus consejos e incluso sus pensamientos sobre la vida y la humanidad. Por esa preocupación por la vida, preocupación que suelen manifestar los grandes pensadores de verdad es que escribió un compendio de filosofía al que llamó: Experiencia y Filosofía. De la Finitud a la Eternidad. Hoy, en tiempos en los que algunos insisten en sostener la pena de muerte, Guillermina hablaba de la vida, de la experiencia y de la eternidad. Hablaba también de la libertad, quizás aquella libertad de la que no pudo gozar cuando debió abandonar el país perseguida por la más sanguinaria de las dictaduras.

Preocupada por la violencia social, no aquella denunciada por sectores reaccionarios, sino por aquella violencia instaurada a partir de un modelo social de exclusión. Pero aún así siempre tuvo una mirada positiva sobre el futuro, idea que procuró contagiarme y que guardo hoy en lo que fue parte de la dedicatoria que tuvo hacia mí en el libro que me regalara. Citando al poeta Cintio Vitier me escribió entonces: “… contra el pesimismo mejor fundado, contra la cotidianeidad abrumadora del vacío, contra la ausencia de una circunstancia donde estas cosas mismas, que ahora escribo, tengan sentido, y sabiendo la pequeñez de mis posibilidades, VOY A SEGUIR”. Y Guillermina, sin lugar a dudas “seguirá”, seguirá entre nosotros para aconsejarnos, para darnos luz en tiempos de oscuridad, para saber que el humanismo estará ahí, esperando que sigamos nosotros, tomando la posta por construir una sociedad más justa, donde las desigualdades no tengan cabida y donde la inseguridad nos deje paso a la seguridad de saber que juntos construiremos un mundo mejor. El ejemplo de Guillermina estará entonces ahí, iluminando nuestro camino. El humanismo hoy ha quedado huérfano. Guillermina se ha ido. Pero Guillermina seguirá para darle sentido a sus ideas y a sus pensamientos.

Ciudadana Ilustre

El 19 de diciembre de 2007 el Consejo Deliberante de la ciudad de Morón la condecoró como ciudadana Ilustre. Un justo homenaje para una humanista inigualable, para una pensadora dilecta de estas tierras y para una filósofa muy preocupada por lo humano y por la humanidad. Guillermina había egresado como licenciada en Filosofía de la Universidad Nacional de Tucumán en 1953. Fue docente de investigación en el Instituto de Filosofía de la Universidad de Buenos Aires entre 1959 y 1962; fue directora de un grupo de investigación sobre “El pensamiento argentino: el positivismo”, en el Centro de Estudios Filosóficos de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA en 1968; profesora de Instituciones y Doctrinas Políticas, en la facultad de Derecho de la Universidad del Externado de Bogotá, Colombia entre 1979 y 1983, donde vivió parte de su exilio. Guillermina además es autora de varios artículos sobre filosofía en diferentes diarios y revistas de Colombia y Argentina. De entre sus libros quisiera destacar “Experiencia y Filosofía, de la finitud a la eternidad”, (editorial Colihue - 2004), texto que guardo con su dedicatoria como  uno de los tesoros más dilectos.



 

Historia y Memoria: TESIS DOCTORAL

En el País del si me acuerdo

Madres de Tucumán

 
Descarga el PDF clickeando
en la imagen.

Seminario en Puebla (México)

Haga Click para acceder a la info.

Mis escritos en...

 
 
 
 
  

Redes

 
http://3.bp.blogspot.com/_QmNYEeBnqPA/Sgk4VqGdwZI/AAAAAAAAACA/SOm9dnaQ9j8/S190/logoahora.jpg
 
Ver contenido por hits : 722912

Dailymotion/rubenko742000

 
 
 
 
 
 

YouTube/rubenko742000